4 diciembre, 2022
infocomunas.com.ar
Sociedad

SUEÑOS TRUNCOS: TERMINAR LA SECUNDARIA EN CUARENTENA

Alrededor de 100 mil adolescentes no saben qué va a ocurrir con su viaje de egresados. La Cámara de Turismo de Río Negro está trabajando junto a la intendencia de San Carlos de Bariloche y esa provincia para que los protocolos estén aprobados para el momento en que las condiciones estén dadas para recibir a los estudiantes.  

 

Por Marcela Vazquez

Un 14 de mayo por la noche. Sentada en su habitación pintada de azul, Luana recoge su cabello rubio con un rodete. Recibe una llamada por su cumpleaños. Cumple diecisiete. En época normal la casa estaría llena de gente. La llamada es de una de sus tías. Mientras habla, sus ojos miel se posan sobre distintos planos del cuarto: la biblioteca donde guarda sus libros, las cortinas blancas, un plato de postre con peras azucaradas sobre su escritorio. Luana juega en el equipo de vóley del Club Atlético Longchamps, donde sus pares la eligieron mejor compañera.

Pero la conversación va más allá de un cumpleaños sin amigos y parientes a causa de la cuarentena: “Me avisaron que se canceló el viaje de egresados, tía”, le dice por teléfono.

Para ella, es un cierre de la etapa escolar que está finalizando, de tantos años compartidos en el Instituto Santa Ana de Glew.

Kevin Vargas es gerente de la zona sur de Flecha Estudiantil y trabaja en turismo hace 10 años. Recuerda como de un día para otro se debió cancelar un pre viaje a Villa Gesell, programado para el 20 de marzo. Los afectados fueron los alumnos del colegio Sendas Verdes de Longchamps, el San Pío, el Buenos Aires y el Alsina de Claypole. “Cuando la empresa nos avisó que se tenía que cancelar como medida de protección para los trabajadores y los chicos que tenían que viajar tuvimos que llamar a los padres para avisarles. Muchas familias entendieron, pero de otras recibimos muchos insultos”. Todos los viajes se van a hacer, pero no se sabe cuándo.

La cantidad de estudiantes que viajan a Bariloche con Flecha Estudiantil suele ser entre 10 mil y 15 mil anuales. Pero no es lo único que ofrece la empresa, también se vendieron viajes a Carlos Paz, a Brasil y cruceros. “A los chicos, las cancelaciones, emocionalmente los afectó muchísimo”.

Leonardo Chamorro, empleado de Maxdream, dice que, si bien la temporada debería comenzar el 15 de julio, se va a hacer una reprogramación para más adelante. Los chicos tienen que viajar sí o sí, pero se debe diagramar todo de forma que no se produzca una gran aglomeración de gente.

En un encuentro organizado por el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación, la secretaria de Promoción Turística de la Nación, Yanina Martínez, moderadora del encuentro, destacó: “Estamos avanzando en los nuevos protocolos sanitarios para el sector a través del Instituto de la Calidad Turística Argentina (ICTA), que está compuesto tanto por el Ministerio como representantes de las provincias y el sector privado. Frente a esta problemática compleja, es fundamental que todos trabajemos en la misma sintonía”.

Néstor Denoya, Presidente de la CAT (Cámara de Turismo de Río Negro), tuvo una reunión con Gustavo Enrique Gennuso, Intendente de la ciudad de Bariloche, y Arabela Carreras, Gobernadora de Río Negro, en la que se concluyó que están las cosas dadas para recibir a los estudiantes en octubre, con corredores sanitarios. Están de acuerdo en que cuentan con mucho tiempo para que la curva baje y lograr todas las condiciones para poder atenderlos.

La CAT ya presentó a la provincia los protocolos referentes a vuelos, hotelería, pistas de esquí, entre otros. La cantidad de estudiantes que esperan es de 120 mil. De los cuales 115 mil son de Argentina y 15 mil del Uruguay y Chile.

Por el momento la ciudad no ha sufrido en relación al aporte económico que le brindan los viajes estudiantiles ningún perjuicio, dice Nedoya, dado que aún no ha empezado la temporada, y aunque sea más adelante, los chicos llegarán a la ciudad. La idea es que los primeros sean los estudiantes provenientes de “zonas seguras”.

Pero para los chicos lo del viaje no es el único problema. El grupo de Luana, como tantos otros, tenía planeadas muchas otras cosas. Los buzos de egresados ya dibujados en sus mentes siquiera se pudieron encargar. Apenas pudieron festejar el UPD, “último primer día”, al filo del avance de las medidas oficiales por el coronavirus, el único sabor a último año juntos que la cuarentena les permitió disfrutar. No hay miradas cómplices, abrazos, la palmada en la espalda del compañero frente a la dificultad. No están los pases de pelota a la hora de gimnasia, ni la gaseosa compartida, ni la salida al boliche planeada para el fin de semana.

A fines del año pasado ya estaban en la búsqueda de un lugar para la fiesta de egresados. Debatían qué tipo de evento querían y calculaban qué dinero debían recaudar. También pensaban hacer más fiestas a lo largo del año.

“Con la facultad la mayoría sabe lo que quiere seguir y dónde. Otros no sabemos qué vamos a hacer”, dice Luana.

Un monstruo vino y pisoteó todo lo que había en el medio, entre el inicio de las clases del último año de secundaria y la facultad, como en una pesadilla. Plasmó en su vida, como en la de muchos otros, un recuerdo que no va ser: luces de colores que no se van a encender, una cinta sin grabar, una bufanda sin tejer, una portaretrato vacío.

 

Related posts

Palermo es el barrio con mas infectados por COVID-19

Info Comunas

Nuevo permiso para reuniones sociales en CABA

Info Comunas

La Ciudad tiene su primera comisaría Móvil de Monitoreo y Denuncias

Info Comunas